Recorrido San Francisco El Grande

Recorrido San Francisco El Grande

En el año 1630, un numeroso grupo de vecinos del Barrio de San Francisco encomendaron al maestro antigüeño Don Carlos de Bolaños, la burilación de una imagen de tamaño natural que representase a Jesús Nazareno, siendo colocada la imagen en uno de los retablos del templo donde permaneció hasta los terremotos de Santa Marta 1773.
Se afirma que el nombre que se le dio fue una forma de expresarle arrepentimiento porque se le tuvo en el abandono hasta 1932, cuando fue sacada de la capilla del Viacrucis, donde había permanecido.  Anteriormente se le llamada “De las Angustias”.